jueves, 28 de agosto de 2008

El expediente matrimonial y la fe de vida

Para lo que no habéis pasado por vicaría, sabed que existe un trámite de lo más cachondo llamado expediente matrimonial, por el que algún día tendréis que pasar. Preparaos.

Yo llevo cerca de tres semanas intentando iniciarlo, pero parece que los hados de la diplocracia se han conjurado en mi contra: para empezar, tuve que acertar cuál es la parroquia a la que pertenezco en Valencia. Desde San Juan del Hospital, donde hicimos los cursillos matrimoniales, me enviaron a una iglesia que sólo abre la oficina los lunes de 19:30 a 20:30. Olé.

Como éste ha sido el primer lunes que paso en Valencia en más de un mes, a las 19:30 estaba como un clavo en la puerta y aún así tuve que esperar cerca de 45 minutos, todo para que me dijeran que la "jurisdicción" de la parroquia sólo alcanzaba hasta el número anterior de mi calle, así que no me podían abrir el expediente. Maldición.

Como el señor en cuestión -el cura estaba de vacaciones ¿?- desconocía cuál era la parroquia que me correspondía, me envió a otra iglesia que, por supuesto, estaba cerrada. Al día siguiente me acerqué a esa iglesia, en la que otro señor -el cura estaba de vacaciones ¿?- me informó de que mi calle tampoco les correspondía, aunque se mostró más solícito que el anterior y llamó a un par de parroquias, hasta que encontramos la mía: San Fernando Rey. Para evitar problemas, con la curia me evité el primer comentario obvio que me vino a la cabeza y me fui hacia allí.

En San Fernando Rey el cura también estaba de vacaciones -¿¿¿¿????-, pero había una viejecita adorable que me indicó que podía dejar los papeles, pero necesitaba la "fe de vida". Como era la primera vez desde tercero de carrera que escuchaba hablar de este trámite, le pregunté si realmente necesitaba este documento y me indicó que aunque el resto de parroquias no lo solicitan, ella sí. Y ya está. Olé.

Para los que nunca hayáis oido hablar de este documento, la fe de vida es un certificado que atestigua que una persona parece que esté viva en una fecha concreta. En el mío aparece textualmente -esto no es coña- que

"con valor de simple presunción (...) D. José Luis Gosálbez Albero vive en el día de la fecha"

Es decir, que para poder casarte, tienes que hacer una cola kilométrica para que un señor al que no conoces firme un papel en el que dice que presuntamente -y sólo presuntamente- estás vivo.

Exigir este papel cuando la incoación del expediente matrimonial es un acto personalísimo, es decir que tienes que hacerlo en persona, y en el que comparecen dos testigos que no pueden ser familiares, equivale a presuponer que la persona que ha presentado los papeles es en realidad es un zombie supermortal que ha conseguido engañar, al menos, a dos amigos, dos curas -el que firmó el certificado de haber hecho el cursillo y el que inicia el expediente- y, por supuesto, a su futuro cónyuge, a quién no le importaría levantarse todos los días junto a un Michael Jackson andrajoso y venido a menos.

Esta mañana, tras el estupor inicial de la funcionaria del registro civil, he conseguido por fin la fe de vida, así que ya puedo demostrar que presuntamente estoy vivo y seguir con mi expediente. Si, por algún motivo, descubrimos uno de estos días que en realidad estoy muerto, Gemma siempre podrá demandar al funcionario del Registro Civil por falta de diligencia en el ejercicio de su cargo, funcionamiento anormal de la administración o cualquier otro motivo igualmente absurdo.

Si quieres conocer el próximo motivo absurdo por el que seguro que acabo perdiendo otra semana para conseguir mi expediente (y van tres), sigue atento a tu blog amigo.

2 comentarios:

Gemma y Luis dijo...

Thriiilleeeeeeeerr...

Anónimo dijo...

Por fin consegui entrar,me encanta la idea del blog,la verdad es q ya vereis q a lo largo d esta preboda os ocurriran un monton d anecdotas,disfrutadlas!yo me acuerdo q cuando fui a conseguir mi expediente matrimonial me acompañaron 2 solicitas amigas, q recuerdo q estaban hasta nerviosas porq no sabiamos lo q el cura nos iba a preguntar y no kerian meter la pata y joribiarnos la boda..el caso es q llegamos las 3 con cara d modositas y nuestra falda por debajo de la rodilla y el cura nos recibio en un despacho diminuto envuelto en una angelical burbuja d humo de tabaco negro y tenia bastante cara d panoli y nos contó ,entre pregunta y pregunta, un chiste sobre un individuo q sabia d donde era un pollo sólo metiendolo el dedo por el culo,lo cual nos dejó más en shock q los gases inhalados,pero no nos sorprendió tanto cunado ya luego me contaron q a este mismo cura le echaron d otra parroquia xq en el funeral d uno d sus parroquianos en vez d decir,"oremos por Manolito que tan bueno era.."se dedicó a soltar improperios sobre el susodicho q deberia estar revolviendose en su tumba..el pobre...)pues bueno,el caso es las preguntas fueron un puro tramite en el q aseguramos no haber dormido nunca bajo el mismo techo..pero conseguimos al fin el ansiado expediente...