viernes, 19 de septiembre de 2008

Algunas cosas sobre Marc

Conocí a Marc a finales de agosto de 1995, en la jornada de puertas abiertas del Colegio Mayor Pedralbes de Barcelona -que, curiosamente, este año cumple su XXV aniversario;- él venía desde Sineu (Mallorca) y yo desde Alcoy.

Aquel año entramos en el CMU unos 25 "novatos" que tuvimos que hacer piña frente a los malditos veteranos que se cansaron de tirarnos a la piscina y de amargarnos las noches en la nevera. Ese mismo año yo entré en la tuna, pero Marc no se acabó de decidir. A mí el tema me gustó, como todos sabéis, y Marc se acabó apuntando al año siguiente.

Como pandereta, Marc no solía tocar demasiado porque aprovechaba la mínima ocasión para lanzarse a bailar con la que se pusiese a tiro. Tengo fotos, pero de todas formas estoy seguro de que no lo negará y que ahora mismo, mientras lee estas líneas, estará sonriendo :)

En aquellos años compartimos muchas experiencias -viajes, fines de semana en mi masía de Alcoy, rondas, parches en el puerto olímpico, pasos del ecuador de ESADE, incluso un certamen-, pero nunca hubiese adivinado el lugar en el que la vida nos iba a colocar a cada uno años después.

Dentro de apenas dos semanas me caso con Gemma en Valencia y Marc será el sacerdote - vamos, el cura :)- que selle nuestro matrimonio. No podría imaginar una mejor forma de casarme, y resulta realmente difícil expresar la emoción que siento al pensar que un amigo de hace 13 años va a ser quién nos acompañe en este momento.


Es cierto que durante el último año he visto a Marc más veces que durante los últimos ocho años juntos: en enero asistimos a su ordenación como diácono y, hace apenas dos meses, a su ordenación como sacerdote. También le hemos visto "en harina" casando a Álvaro y a Luisga, así que sabemos lo que nos espera. Y lo que nos espera nos pone la piel de gallina cada vez que lo pensamos.

Seguro que todos los que vengáis a la iglesia disfrutaréis escuchando a Marc casi tanto como nosotros, y espero que él también disfrute con una pandereta en la mano durante el postre.

Así es la vida... afortunadamente ;-)

No hay comentarios: