domingo, 8 de marzo de 2009

Menorca 2009

Nuestro primer viaje de 2009 ha sido una escapada a Menorca el último fin de semana de febrero. El año ha empezado bien, con mucho trabajo, y necesitábamos un respiro.

Llegamos al aeropuerto de Mahón el viernes 27 por la tarde; allí recogimos nuestro coche y nos fuimos directos hacia Ciutadella, donde nos alojamos en el hotel Port Ciutadella, a recomendación de mi compañero Álex.

Ciutadella nos encantó. El casco antiguo de la ciudad es un conglomerado de antiguos edificios de sillares de piedra y pequeñas casas de colores, al borde del mar. Tras un breve paseo, en el que aprovechamos para comprar un CD de Dean Martin, acabamos cenando en Cas Ferrer, un pequeño restaurante al que también llegamos por recomendación de Álex. Nos decidimos por una cena con ingredientes autóctonos: sobrasada, dèntol, vino menorquín... Absolutamente recomendable.

El sábado nos levantamos pronto para poder disfrutar de la isla. Tras una pequeña vuelta llegamos a Fornells y ses Salines y de allí nos dirigimos al faro de Felanitx, un paraje inhóspito y solitario pero lleno de energía. El día no acompañaba demasiado, pero disfrutamos la ruta y el maravilloso paisaje gris y duro del cabo.

Tras nuestro paseo por el norte llegamos a Mahón. Era casi la hora de comer, así que tras un breve paseo por el centro, durante el cual aprovechamos para comprar sobrada y un queso curado fantástico, nos fuimos al puerto a comer. Nos habían recomendado comer en Marivent, un local renovado recientemente que tenía muy buena pinta, pero acabamos en Jágaro, un clásico mahonés, en el que disfrutamos de una comida inolvidable.

Con el estómago lleno, empezamos nuestra vuelta por el sur. Nuestra primera parada fue Benibeca, un pequeño pueblo tranquilo de casas blancas y abigarradas que nos sorprendió mucho por su tranquilidad -no había ni un alma :)-y por su fantástico estado de conservación.

Tras un paseo en el que incluso hicimos amigos, retomamos el viaje y nos dirigimos hacia Cales Coves, una sorprendente cala en cuyos acantilados se encuentran numerosas cuevas excavadas a modo de necrópolis.

La penúltima parada de nuestro viaje fue una de las citas ineludibles de Menorca: la Cova d'en Xoroi, una discoteca instalada en el interior de una espectatular gruta excavada en un acantilado sobre el mar. Como el día no acompañaba, en lugar de pedir una copa acabé tomando un cacaolat caliente, aunque el atarceder resultó igual de espectactular.

Tras tantas vueltas acabamos agotados, así que nos fuimos directamente al hotel a descansar y sólo salimos para cenar unas tapas en un local cercano al hotel.

El domingo nos levantamos pronto y, como nuestro avión salía a las 15:00, decidimos tomar un brunch en una terraza de Ciutadella. Llegamos a Valencia contentos, con los ojos llenos de paisajes fantásticos y con muchas ganas de volver. Si estás buscando un destino para pasar un fin de semana relajado o, al menos, en el que puedas desconectar de verdad, ya lo sabes, Menorca es tu isla.

¡Volveremos!

NOTA: Si quieres ver más fotos de nuestro viaje, pulsa aquí.

Retomamos el blog


Llevamos varias semanas con ganas de retomar este blog, aunque siempre lo dejamos para otra ocasión porque hace tiempo quedamos pendientes de narrar nuestro viaje de novios y, tras casi cinco meses, nos cuesta acometer esta tarea desde el principio.

Por tanto, hemos decidido saltarnos este tema, que seguro que a muchos ya os hemos narrado con detalle, y volver a escribir algunas otras cosas que nos han pasado durante este largo período.

En este momento estoy manteniendo tres blogs en activo (el mío, el de tractes y éste), así que por el momento sólo tengo dos objetivos: escribir un post a la semana y conseguir que Gemmurrín se decida a escribir algo de vez en cuando :)

Gracias por seguir accediendo de vez en cuando por aquí. ¡Estamos de vuelta!